domingo, 27 de abril de 2008


Hablemos de Astrología 3

En una primer mirada a la carta natal, podemos observar qué predomina más en la persona, si son las acciones, si son los pensamientos, si es la percepción de la realidad o si son las emociones.

Cada una de estas características tiene correspondencia con un elemento en Astrología, por lo que la acción se corresponde con el fuego, los pensamientos con el aire, la percepción de la realidad con la tierra y las emociones con el agua.

Uno podría pensar rápidamente, que el tener parejos estos elementos, vale decir, que en la carta natal ninguno de estos elementos sea más relevante que otro, sería lo ideal.

Pero no, no es así.

Cuando una persona presenta, luego de la cuantificación primaria de su carta, la misma cantidad de fuego, aire, tierra y agua, será una persona que tendrá enormes dificultades para decidir qué hacer, frente a cualquier acontecimiento o problema a resolver, se perderá en la indecisión, tratando de ver todos los pro y los contra de un camino u otro y demorará mucho más en actuar que otra persona que tenga un desequilibrio de elementos.

No digo que uno decidirá mejor que otro, digo que uno actuará más rápido que el otro, lo cual a veces es un problema y a veces una bendición….

En Astrología no hay nada que sea absoluto, nada que pueda afirmarse que sea bueno o malo, o que algo sea mejor o peor, todo depende de cómo se utilice.

En una mirada rápida y muy general diremos que:

Quien presente una prominencia de fuego directamente actuará sin pensarlo demasiado, pero también esto puede ser un problema pues al no pensar, no se organiza y el hacer sin un orden trae como consecuencia una producción pobre en el área que sea, pues se expone a errores y por tanto a repetir lo ya hecho.

Quien presente una prominencia en aire, pensará, proyectará y se le ocurrirán una cantidad de ideas sobre el problema, pero no actuará porque quedará perdido en sus pensamientos.

Quien presente una prominencia de tierra, verá el problema e intentará resolverlo en forma práctica, basándose en la experiencia previa, y no será muy creativo en las resoluciones.

Quien presente una prominencia de agua, tendrá tal empatía con el problema que lo sufrirá desde lo más profundo, le afectará. Se quedará sumido en lo que siente, y no será capaz de ser objetivo.

Claro que es muy difícil que en la consulta encontremos personas con mucho fuego y nada o poco del resto de los elementos. En general, lo más común es encontrar 2 elementos prominentes, lo que nos da otro tipo de características dependiendo de cuales sean las combinaciones.

Pero lo más importante a mi gusto, es que cuando elijas aprender o elijas atenderte con un astrólogo, primero le preguntes cuál es su orientación, si es determinista o si por el contrario adhiere a la idea del libre albedrío, pues el determinista no te dará salidas, en cambio el que tiene otra mirada sobre la carta natal, estudio que hacemos una vez en la vida, si bien te dirá qué cosas has de cambiar para tener una vida más plena, también te dirá el cómo cambiar, de qué manera puedes cambiar ese relato de vida.

Y recuerda, que el conocerte mejor, es también calidad de vida.



No hay comentarios: