jueves, 1 de mayo de 2008


Hablemos de ciclos planetarios vinculados a la edad 2

Continuando con los ciclos planetarios y cómo influyen en determinadas edades, seguimos con una edad bastante compleja, marcada por acontecimientos que generalmente son fuertes:

28 a 29 años: Por un lado la persona siente deseos de cambiar. Se desarrolla más la conciencia social y se vuelve más idealista y sensible a los problemas sociales.

También la debemos considerar como una etapa importante en el desarrollo psicológico y físico de la persona, se produce un cambio interno que le lleva a alcanzar la madurez. Se es más conciente de las responsabilidades y las obligaciones, muchas veces una de las decisiones más importantes de la vida se toma a esta edad, como el casarse, el tener el primer hijo, el comprar la primera vivienda, o bien divorciarse. (Saturno, Urano, Neptuno)

35-36 años: Es una edad también marcada por el crecimiento y la expansión, como la apertura hacia temas que tienen que ver con lo abstracto, más allá de que tiene que ver también con oportunidades de crecer en otros ámbitos de la vida. La responsabilidad en esta edad también está presente, pues la persona ya empieza a pensar en el después, y pone todas sus energías en trabajar para ese después. (Júpiter y Saturno)

39 a 44 años: Si hay edades difíciles, ésta a mi gusto es la más conflictiva, casi como los 14 años, con la diferencia que a esta edad tenemos la contención de los padres y hasta de la sociedad que disculpa los desplantes porque “es adolescente”, pero a los 40 ya no hay disculpas ni contención y lo que hagamos depende sólo de nosotros mismos.

Hay necesidad de libertad irrestricta, sensaciones de ruptura, crisis, pues se toman decisiones, se cambian cosas en nuestra vida y aún siendo éstas para sentirnos mejor es inevitable que previamente se viva una crisis, tanto existencial como espiritual. La persona buscará por todos los medios alcanzar un mayor grado de libertad, huyendo de la realidad que le rodea y rompiendo con lo que esté establecido, y aquí vemos los divorcios y las separaciones, los cambios de trabajo que no tienen sentido práctico, la búsqueda de nuevos horizontes físicos, se piensa en emigrar, y de hacer todo aquello que nos quedó pendiente en la vida.

Yo pienso que esta edad también trae consigo un revisionismo tal, que creo sea el disparador de estas actitudes, el pensar que hemos hecho con nuestra vida y juzgarnos tan duramente que la única respuesta que nos surge es “nada”, pero no es que no hayamos hecho nada, no hemos hecho nada quizás de lo que nosotros queríamos y anhelábamos, sólo nos dedicamos a cumplir con lo que debíamos y por eso podemos ver personas de esta edad que cambian de un momento para otro y no entendemos muy bien que es lo que le está pasando. Algunos encontrarán su verdadera felicidad a esta edad, otros vivirán un sueño y cuando despierten volverán con el revisionismo y se preguntarán “valió la pena lo que hice o la decisión que tomé?”. Pero dentro de esta locura de libertad, volvemos poco a poco a nuestro cauce pues por algún lado comienzan a surgir los límites a nuestros sueños y recordamos que vivimos en la tierra y por tanto tenemos la obligación de ocuparnos de cosas materiales y tangibles, debemos cumplir con nuestras obligaciones y con nuestras responsabilidades, donde se siente que el sueño acabó y que es necesario tomar nuevamente el rumbo de nuestra vida, ya con otra visión, pues lo vivido en estos años evidentemente nos cambia, nos da otra perspectiva de la vida y de lo que queremos y también otra visión de cómo conseguir lo que deseamos dentro de lo que debemos hacer. (Urano, Neptuno, Saturno).

50 a 56 años: es una etapa que se caracteriza en principio por prepararnos para las etapas que vienen, puede ser la llegada de los nietos que nos dan conciencia sobre la edad que tenemos. También hay un nuevo cambio en nuestro interior, una reconciliación entre nuestra libertad versus nuestras obligaciones. Si bien sentimos que nos enfrentamos a nuestras primeras limitaciones físicas, nos rebelamos ante ellas y es posible que comencemos con dietas y entrenamientos que nos hagan sentir más jóvenes.

Los ciclos posteriores a esta edad, tienen que ver con nuestra preparación para asumir el retiro, nuestra edad, el pensar lo que nos queda por vivir, el tratar de disfrutar a pleno, ya sin la obligación de un horario de trabajo y dedicarnos a lo que nos gusta.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola!! cual es el significado de que determinados planetas esten retrogados?, segun lo que lei tiene que ver con energias bloquedas?, desde ya te agradezco me explicaras.

Bettina Marfetán dijo...

Hola Anónimo
no es lo mismo tener en la carta natal un planeta retrógrado, que tenerlo en una carta anual, o que esté en tránsito retrógrado...

Funcionan de diferente forma.

A grandes rasgos, un planeta retrógrado no tiene su energía bloqueada, simplemente actúa hacia adentro del nativo, y es difícil poder expresar lo que ese planeta signifique en la carta que se estudia.

Según Schulmann los retrógrados tienen que ver con el Karma.

También debes tener en cuenta que, no es lo mismo un planeta personal retrógrado que uno social o uno generacional.