lunes, 10 de octubre de 2011


Cuando las cosas no salen, por algo es

A veces uno se propone hacer algo y las cosas no salen como uno las prevee, aún cuando parecen seguras.

Tal es el caso de la venta de mi casa en Parque del Plata.

Desde hace 2 meses tuve 3 compradores seguros.

Pero por cosas del destino, o no nos pusimos de acuerdo, o la persona cambió de parecer varias veces y no llegó a concretar, o bien, cuando todo parece ir sobre ruedas, aparecen problemas raros.

Una vez, Giovanni Romero Londoño, colega colombiano y miembro de Ptolomeo Mailing List, especializado en Cartas Horarias, me dijo que Plutón en 1ª no siempre anuncia lo malo, que él había visto que muchas veces anuncia que las cosas comienzan de una manera y terminan de otra.

Y si, a pesar de que estas cartas son del evento y no horarias, funcionó tal cual.

Me dirán, porqué no elegiste la hora para mostrar tu casa?

En casa de herrero... y no siempre tengo la computadora a mano para levantar una horaria o la tranquilidad para sentarme a pensar.

Pero además muchas veces uno planifica y cuando se depende de los demás, los eventos se producen cuando deben hacerlo, no cuando uno lo quiere.

En este caso, presento las cartas en cuestión.

En todos los casos, está Plutón en 1ª o 2ª casa, en trígono o en cuadratura con la Luna, y en el último caso en conjunción separativa.

El primer caso, el comprador fue la primera vez, me llama y me hace una oferta totalmente fuera de la realidad. Le ofrezco financiar lo que le falta. Va una segunda vez a ver la casa y desiste, no llega al precio.


Acá levanté una horaria a ver si el comprador aceptaba mi ofrecimiento de financiación.
Después de esta segunda visita, no tuve novedades de estas personas, obviamente no aceptó mi oferta de financiación.

La otra persona interesada, concurrió a ver la casa el 10 de setiembre.

El 17 de setiembre, me llama para confirmarme que compra la casa, una parte al contado y otra con crédito hipotecario. Acepté.

Me llama unos días después para decirme que en lugar de crédito hipotecario, que le financiara yo una parte que les faltaba, ok, acepté, tanto me daba.

Vuelve a llamar unos días después para decirme que tenían casi todo el dinero, que les faltaba muy poco, a ver si yo aceptaba que eso me lo pagaran todo junto en febrero 2012, pero sin hipoteca, con un vale ejecutivo, que no es lo mismo, y en contra de lo que mi intuición me decía, acepté.

Finalmente, un certificado de la casa no estaba pronto todavía, y ellos no aceptaban firmar nada hasta que estuviera ese documento. Esto en realidad fue mucho más largo, fueron llamados y llamados, días y días de conversación y negociación. Al final me harté.

El 4 de octubre me informan que no firman si no está ese documento que es absolutamente menor en una transacción como esta, y fue el punto final, ya decidí no venderles, era una pareja joven asesorados por una escribana sin experiencia, y además tenía otra persona que estaba sumamente interesada en la casa y esperaba mi llamado.

Estas son las cartas que levanté, cuando la pareja visitó la casa por primera vez y el día que me llamó este muchacho para confirmarme que compraba.
Ese mismo 4 de octubre, con mi Luna en Aries en 12ª activadísima, sin pensar en la hora y mucho menos en levantar una carta horaria, llamé a la compradora que estaba esperando a ver si firmaba o no con esta pareja. No la encontré así que le dejé un mensaje con el esposo.

Esta es la carta de mi llamado.





A todo eso, como primero intenté ubicarla en el celular y no pude, ella me devolvió el llamado sin haber hablado con su esposo, así que aún no sabía nada de mi decisión de vendérsela a ella.

Esta es la carta de cuando ella me llama a mi, y le confirmo que le vendo la casa a ella, estaba super contenta.




Ustedes me preguntarán qué pasó con esta compradora.

Rápidamente fue a su escribano, juntó la documentación y fue a solicitar el préstamo hipotecario.

Todo bien con la documentación, pero resultó que en Montevideo el Banco Hipotecario le prestaba una cifra, pero en Canelones le presta otra mucho menor, si es el mismo banco, no lo entiendo, pero la cuestión es que no llegaba al precio de la casa.

Finalmente parece que pudo juntar lo que le faltaba y estaríamos firmando esta semana, igualmente no me confío.... con estas cartas mmm no se si los resultados serán diferentes a los otros dos compradores.

Blogalaxia Tags:

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Bettina!!!
Hace mucho que no te lei, un placer volver a encontrarte! Yo estoy con ganas de cambiar de trabajo, la rev solar vigente parece propicia pero tambien me veo de entrevista en entrevista y nada me cierra, me senti identificada con tu post!! Cariños!! Daniela