miércoles, 30 de abril de 2008

Hablemos de ciclos planetarios vinculados a la edad

Todos los seres humanos vivimos ciclos en la vida. Quienes sepan o estén en sintonía con las energías de los planetas que marcan estos ciclos, los vivirán de una manera enriquecedora, mientras quienes ignoran esto, se sentirán movilizados, sacudidos como en medio de una tormenta.


El Sol, Luna, Mercurio, Venus y Marte son los llamados planetas personales y sus energías son las que nos afectan en forma cotidiana.

Saturno y Júpiter son los planetas sociales, y demoran más años en dar la vuelta al zodíaco, 28 y 12 respectivamente.


Y por último Urano, Neptuno y Plutón, que tienen ciclos más largos, 84, 160 y aproximadamente 240 años respectivamente.


Estos ciclos están definidos por el tiempo que demoran los planetas en recorrer el zodíaco, y hablamos en general desde Júpiter hasta Plutón, pues su recorrido es más lento que el resto de los planetas.


Así surgen edades que son claves en nuestra vida, que en general se marcan por algún acontecimiento externo que nos lleva a una experiencia personal que debemos tratar de capitalizar.


7 años: Hasta esta edad se marcan las improntas, es decir, el niño tiene determinadas experiencias, que marcarán respuestas ante determinados acontecimientos, y estas respuestas (obviamente modificadas por la edad que se tenga) estarán condicionadas a lo aprendido hasta esa edad. Cuando el niño tiene esta edad podemos decir que está entrando en la etapa de la razón, caracterizada por su adaptación a la realidad y el tener que asumir algunas responsabilidades. Dice Piaget que, sobre esta edad, comienzan a aparecer los procesos de pensamiento operacional concreto. (ligado con Saturno)


12 años: Está ligado con Júpiter, planeta social y justamente lo que se ve es la apertura social del niño y su proyección personal, pues es un período de crecimiento y expansión. Siguiendo con el mismo autor, afirma que sobre esta edad aparece el principio del pensamiento abstracto que tiene mucho que ver con este planeta.


14 años: La etapa adolescente. Es una etapa que si bien es hermosa visto desde una edad madura, para los chicos es una etapa dura, de mucho conflicto interno, insatisfacción, donde la sensación es de limitación y bloqueo de sus impulsos. Es complejo para ellos adaptarse a una realidad que no quieren entender, buscando una libertad que los lleva a no querer responsabilidades, ni límites ni exigencias sociales de ningún tipo. Se presenta la clásica rebeldía y generalmente la ruptura de relaciones con los mayores o una mala relación. (aquí se juntan ciclos de dos planetas Saturno, Urano, y la Luna progresada)


21 a 22 años: a esta edad, generalmente los jóvenes pasan también por una etapa compleja porque por un lado “ya están en edad de trabajar” pero muchos optan por estudiar y sienten que su meta es muy lejana. Por otro lado la sociedad misma le impone responsabilidades y obligaciones, por lo que se sienten muy presionados y también limitados en sus acciones. Es también la edad en la cual se quieren liberar del hogar paterno y buscar nuevos horizontes, ser independientes. (tiene que ver también con Saturno, con Urano y con la Luna)


24 años: si bien tiene que ver con la expansión y el crecimiento del joven, para mi gusto no es una etapa difícil. (Júpiter)


Continuará...



lunes, 28 de abril de 2008

Astróloga vestida de bruja

No era mi intención entrar en este terreno, pero lamentablemente, a veces hay que marcar algunas diferencias y pautas éticas.

Hoy lunes, me avisaron que en Café Versátil en Canal 5, aproximadamente a las 17.30 horas, aparecía una señora vestida de bruja diciéndose astróloga.

Esto le hace mucho mal a la Astrología, a los que nos dedicamos realmente a esta disciplina, pues estas actitudes son las que denigran este conocimiento que nos lleva muchos años adquirir.

Realmente dudo que esta persona sea una astróloga realmente, pues si lo fuera y hubiera estudiado los años que hemos estudiado varios astrólogos uruguayos para poder dedicarnos a las consultas y a la enseñanza, no estropearía de forma tan grotesca sus conocimientos, por esto dudo que los tenga.

No pude escucharla, así que sólo puedo hablar de la patética imagen que mostró en una tanda publicitaria.

En lo personal, respeto todas las disciplinas, sean científicas, sean adivinatorias, si el profesional lo hace desde la honestidad, desde la honradez y desde el conocimiento, pero no se debe confundir lo que es Astrología con las labores de una bruja, aunque las brujas en la historia, eran mujeres muy sabias que conocían no sólo de adivinación, sino de curaciones, de plantas medicinales, y muchas cosas más, cosas que se han ido perdiendo en el tiempo, aunque no dudo que aún existan personas que lo hagan con respetabilidad.

Pero volviendo al tema, les diría a quienes leen estas líneas, que no confíen en aquellos astrólogos que necesitan de una indumentaria esotérica para poder decirles algo.

Los astrólogos somos personas comunes y corrientes que nos hemos dedicado a estudiar mucho, varias disciplinas para poder ser lo que somos hoy, personas que tratamos de orientar a aquellos que lo solicitan.

Una sola palabra, resume esto que vi hoy y es "lamentable".



Hablemos de Astrología 4

Todos conocemos las enfermedades pscosomáticas. Quién más quién menos, si no las vivió, conoce a alguien que somatiza, pero qué es lo que somatiza? De qué estamos hablando?

El somatizar es, en buen romance, pasarle al cuerpo algo que no podemos asumir con las emociones y con nuestra mente.

Al no darle salida a eso que sentimos, queda dentro de nosotros, pero por algún lado tiene que manifestarse, pues es la forma que tenemos de defendernos.

Al igual que los glóbulos blancos, que se movilizan ante algo extraño que penetra nuestro organismo, cuando algo nos hiere, nos molesta o nos enfurece, lo que se movilizan son nuestras emociones y nuestros instintos predisponiéndonos hacia la defensa o hacia el ataque.

Si no damos salida a todo este cúmulo de sensaciones, éstos atacarán o bien se resumirán igual pero en un órgano de nuestro cuerpo, dependiendo el tipo de emoción que estemos sufriendo.

Obviamente, el órgano enferma por acumulación, vale decir que un enojo no provoca la enfermedad del órgano, pero si no dominamos nuestras reacciones e intentamos entenderlas para poder canalizarlas adecuadamente, inconscientemente seguiremos reaccionando ante los mismos estímulos de la misma manera.

“los astros inclinan….”, a que reaccionemos según las tensiones que tengamos en nuestra carta natal, “pero no obligan” por tanto si somos concientes de que hay energías que nos hacen daño y las canalizamos, estaremos haciéndonos cargo de ellas y por ende de nuestra vida.

Por ejemplo, las malas reacciones, el enojo permanente ataca el hígado, la cólera y la envidia atacan los riñones, aquello que nos pasa y no podemos entender y asimilar adecuadamente, ataca nuestro estómago y es “como comerse a uno mismo”, el no querer estar por no soportar concientemente lo que nos toca vivir, ataca los glóbulos rojos y produce anemia, la ignominia, el disgusto cruel que viene del afuera pero que nos involucra, aquello de que “se me partió el corazón”, es el ataque cardíaco.

Y así, se correlaciona cada explosión emocional con un órgano. (Se que en oriente, la relación emocional con el órgano de choque tiene algunas diferencias con lo que acabo de exponer)

Todo esto se correlaciona con un planeta, con un signo, con una posición dentro de la carta natal y con un aspecto.

En una primera mirada a una carta natal y basándonos únicamente en los elementos, cuáles son más fuertes y cuáles son más débiles, podemos saber cuales son las reacciones instintivas de la persona y sus reacciones.

Toda tendencia de debilidad en una zona del cuerpo, se relaciona entonces con una emoción y por este camino es que podremos minimizar esas debilidades orgánicas.

Es tarea del Astrólogo, informarnos sobre esas tendencias y sobre las emociones que debemos canalizar, con el fin de tener una vida más saludable.



domingo, 27 de abril de 2008

Hablemos de Astrología 3

En una primer mirada a la carta natal, podemos observar qué predomina más en la persona, si son las acciones, si son los pensamientos, si es la percepción de la realidad o si son las emociones.

Cada una de estas características tiene correspondencia con un elemento en Astrología, por lo que la acción se corresponde con el fuego, los pensamientos con el aire, la percepción de la realidad con la tierra y las emociones con el agua.

Uno podría pensar rápidamente, que el tener parejos estos elementos, vale decir, que en la carta natal ninguno de estos elementos sea más relevante que otro, sería lo ideal.

Pero no, no es así.

Cuando una persona presenta, luego de la cuantificación primaria de su carta, la misma cantidad de fuego, aire, tierra y agua, será una persona que tendrá enormes dificultades para decidir qué hacer, frente a cualquier acontecimiento o problema a resolver, se perderá en la indecisión, tratando de ver todos los pro y los contra de un camino u otro y demorará mucho más en actuar que otra persona que tenga un desequilibrio de elementos.

No digo que uno decidirá mejor que otro, digo que uno actuará más rápido que el otro, lo cual a veces es un problema y a veces una bendición….

En Astrología no hay nada que sea absoluto, nada que pueda afirmarse que sea bueno o malo, o que algo sea mejor o peor, todo depende de cómo se utilice.

En una mirada rápida y muy general diremos que:

Quien presente una prominencia de fuego directamente actuará sin pensarlo demasiado, pero también esto puede ser un problema pues al no pensar, no se organiza y el hacer sin un orden trae como consecuencia una producción pobre en el área que sea, pues se expone a errores y por tanto a repetir lo ya hecho.

Quien presente una prominencia en aire, pensará, proyectará y se le ocurrirán una cantidad de ideas sobre el problema, pero no actuará porque quedará perdido en sus pensamientos.

Quien presente una prominencia de tierra, verá el problema e intentará resolverlo en forma práctica, basándose en la experiencia previa, y no será muy creativo en las resoluciones.

Quien presente una prominencia de agua, tendrá tal empatía con el problema que lo sufrirá desde lo más profundo, le afectará. Se quedará sumido en lo que siente, y no será capaz de ser objetivo.

Claro que es muy difícil que en la consulta encontremos personas con mucho fuego y nada o poco del resto de los elementos. En general, lo más común es encontrar 2 elementos prominentes, lo que nos da otro tipo de características dependiendo de cuales sean las combinaciones.

Pero lo más importante a mi gusto, es que cuando elijas aprender o elijas atenderte con un astrólogo, primero le preguntes cuál es su orientación, si es determinista o si por el contrario adhiere a la idea del libre albedrío, pues el determinista no te dará salidas, en cambio el que tiene otra mirada sobre la carta natal, estudio que hacemos una vez en la vida, si bien te dirá qué cosas has de cambiar para tener una vida más plena, también te dirá el cómo cambiar, de qué manera puedes cambiar ese relato de vida.

Y recuerda, que el conocerte mejor, es también calidad de vida.



jueves, 24 de abril de 2008

Hablemos de Astrología 2

Ahora la pregunta es, cómo cambiar aquello que nos lleva a sentir, reaccionar y a actuar de una forma determinada frente a un acontecimiento.

Y acá salgo un poco de lo astrológico para dar un concepto que entiendo tiene enorme importancia.

En un seminario de Coaching Astrológico, nos decía la seminarista S.Ceres que el ser condiciona la acción, y esto es objetivismo desde el punto de vista filosófico.

Si yo digo que soy tímida, y digo que no puedo hacer algo porque mi timidez no me lo permite, esto es una verdad absoluta para mí.

Si yo tuviera otra mirada sobre lo mismo (constructivismo), podría entonces entender que esto que digo sobre mi, que soy tímida, es sólo un relato sobre mi, y los relatos se pueden cambiar, las verdades absolutas no.

Y en estas pocas frases, resumo una eterna discusión entre los Astrólogos sin importar su origen, su método de estudio, la escuela que les inició, sobre dos conceptos, el determinismo (objetivismo) versus el libre albedrío (constructivismo).

Quien es determinista dirá que tienes tales planetas y tales aspectos que te llevarán a determinados acontecimientos sin que uno pueda hacer nada al respecto, quien interpreta desde el libre albedrío, dirá, esta es la tendencia pero la puedes modificar utilizando más tal o cual energía, para evitarte problemas.

Hasta aquí lo que en general podemos pensar de nuestras falencias y de nuestras virtudes, pero que pasa cuando una experiencia fortuita nos muestra no sólo que no somos como pensamos, sino que somos capaces de mucho más de lo que creíamos?

Escuchando el relato de otra persona, cuántas veces decimos “si me pasa a mi me muero, no sabría que hacer”, o “yo no sirvo para eso”, pero resulta que llegado el momento, no nos morimos, sabemos exactamente qué hacer en esa situación y servimos para lo que nos toque vivir.

Porqué nos pasa esto, porque vamos por la vida creyendo que somos una persona determinada, y si, lo somos frente a los acontecimientos diarios, que en general no son movilizadores, creyendo que nos conocemos y que estamos ya en otro nivel de conocimiento, porque he leído mucho, he tratado de desmenuzar mi interior y creo haber llegado al núcleo de mi personalidad.

Pero en realidad es como estar congelado.

Nadie es un superado, todos tenemos zonas nuestras que no conocemos y éstas afloran sólo en momentos de enorme tensión, así como la adrenalina nos prepara para huir y conservar la vida.

Y la consulta al Astrólogo, ¿ que es lo que puede darnos?

Nos puede dar luz sobre esas zonas nuestras que creemos conocer, nos puede dar una mirada diferente sobre nuestra vida, pues uno está inmerso en ella, y en general, no ve lo positivo. En cambio el Astrólogo está por fuera y mirando un papel con un dibujo y por eso tiene otra mirada sobre la vida de quien consulta, y quizás otro relato que contar sobre el consultante, y muchas veces este nuevo relato, nos abre el camino para que pensemos sobre nosotros de forma diferente.

Hay un precepto o una gran frase que la dijo una colega, la Sra. Silvia Ceres cuando participé de uno de sus seminarios que me parece excelente, más allá de que me dejó pensando mucho en ella:

“Atiende tus pensamientos porque se tornan palabras, escoge tus palabras porque se tornan acciones, entiende tus acciones porque se tornan hábitos, estudia tus hábitos porque se tornan carácter, cuida tu carácter por que se torna en destino”



Hablemos de Astrología

La Astrología tiene una parte de ciencia y otra de arte.

De la misma forma que el médico nos indica un análisis y en base a que éstos se mantengan dentro de los límites que la ciencia indica como normales, nos dirá que estamos sanos, y esta es su interpretación personal en base a estadísticas y a su propia experiencia, porque a todos nos ha pasado que un índice por debajo o por encima de los valores normales, para algunos médicos es un problema y para otros está bien.

En Astrología sucede algo similar. Nuestra carta natal muestra las posiciones planetarias al momento de nacer. Estas posiciones se calculan en base a complejas fórmulas matemáticas, son reales y comprobables. Por otro lado, para determinadas posiciones planetarias, encontraremos determinadas características. Esto se basa en estadísticas formuladas por diferentes científicos y astrólogos a través de la historia.

Lo que hace el Astrólogo es interpretar en base a estas estadísticas y en base a su experiencia personal.

Hasta aquí una brevísima introducción, para quitar del imaginario popular la imagen de adivinación que a veces se le otorga a la Astrología.

Hay otro concepto que me gusta comentar, y que puedo resumir en una frase que todos los Astrólogos conocemos pero no todos aplican: “Los astros inclinan pero no obligan”.

¿Que significa esto? Sencillo. Las posiciones planetarias en nuestra carta natal muestran las energías que traemos al nacer, lo que determina nuestro carácter, reacciones, forma de vida, de pensar, de vestir, etc.

Pero, y aquí aplicamos la frase, estas características son absolutamente modificables en tanto las experiencias que tengamos, las capitalicemos para mejorar nuestros rasgos más negativos y para que los positivos se puedan aplicar mejor.

Los bebés recién nacidos, no tienen conciencia aún de prácticamente nada, sólo de sensaciones y que dependerá de otra persona para que esas sensaciones puedan aplacarse. Son pura energía, esas energías planetarias en bruto.

Con el correr de los años, este bebé sabrá que para determinadas cosas que haga, le traerá una sensación agradable o no.

Más adelante en la vida, sabremos que luego de seguir un camino elegido concientemente obtendremos un resultado, y esto surge de la experiencia que vamos acumulando.

Si aprendemos a reconocer dentro de nosotros las energías que son negativas, y las aplicamos a cosas positivas, estaremos cambiando algo que era nocivo para nosotros y nuestra salud, en algo positivo a nivel físico, emocional y mental.

En algún momento de mi experiencia, pensé que lo único que no podíamos cambiar eran las debilidades de nuestro organismo marcadas en la carta natal. Pero me equivoqué, y he comprendido que si mantenemos una higiene emocional, y si logramos controlar aquello que nos daña a nosotros mismos, es posible evitar esas tendencias.



miércoles, 16 de abril de 2008

¿Si nacimos el mismo día, porqué somos tan diferentes?

Esta pregunta, es la más común que hemos escuchado quizás entre personas que pertenecen al mismo signo, y hemos apreciado también una expresión de incredulidad y de desconfianza a la vez, aquello de si creo o no en la Astrología.

Pero la Astrología no es una cuestión de creencias, es una herramienta que podremos utilizar y que nos proporciona información para conocernos mejor, para conocer nuestros defectos y nuestras potencialidades, para orientarnos en determinado momento de la vida, para tomar decisiones.

Ahora vayamos a la explicación del porqué dos personas nacidas el mismo día, son muy diferentes, reaccionan diferente, viven diferente, y su destino también es diferente.

Yo aquí voy a dar una explicación totalmente básica y sencilla para que se entienda donde radica una de las diferencias, quizás la más notoria, la que vemos a simple vista.

Ayer explicaba sobre el signo Ascendente y hoy retomo este tema para dar la explicación que implica el título.

Antiguamente, la tradición le daba el nombre de Horóscopo a este punto tan importante, pero luego el término fue utilizándose en forma incorrecta para mencionar una Carta Natal, o un tema cualquiera, o como en la actualidad que es sinónimo del destino diario según lo que nos dicen en revistas y medios de comunicación, que día a día escriben sobre la suerte de cada signo.

Este signo Ascendente nos da las características físicas y psíquicas de la persona, su forma de moverse en la vida, su forma de presentarse, su manera de ser, su comportamiento en general.

Entonces tenemos por un lado, el signo del Zodíaco donde estaba el Sol al momento de nacer (signo Solar), esto hace que seamos de Aries, de Tauro, de Géminis, etc., siendo una característica, pero la diferencia está en qué ascendente tenemos, y esto lo marca a hora exacta de nacimiento.

No es lo mismo un Géminis con Ascendente en Tauro que un Géminis con Ascendente en Libra, serán totalmente diferentes en sus reacciones, en la forma de moverse, en sus gustos.

Incluso se podría pensar que alguien de Tauro con Ascendente en Géminis es lo mismo que un Géminis Ascendente Tauro. No, no es igual. Si bien ambas características estarán presentes, estas dos personalidades se expresarán de manera distinta.

Aquí les voy a dar algunas palabras claves para entender como se mueve cada signo, tomando en cuenta que son sólo las características positivas y mencionadas en forma muy general:

Asi que si tienes personas dentro de tu entorno que han nacido cerca de tu cumpleaños o aún el mismo día, podrás comprobar que ambos pueden tener una importante diferencia en las personalidades, formas de actuar, de reaccionar y ésto está dado como decía antes por la combinación del signo Solar y el signo del Ascendente.



martes, 15 de abril de 2008

¿Como me llevaré con otros signos?

Vas a encontrar que muchas publicaciones, te dicen con qué signo te llevarás mejor y con cual no te llevarás bien.

Esto es totalmente inexacto, ya que se basan en una sóla variante, cuando las relaciones, si son complejas de por si, también lo son al momento de estudiar cada caso de parejas.

Importa todo, no sólo el signo solar, dado por la fecha de nacimiento.

Sin dudas, cada persona tendrá algo de su signo solar, es inevitable, pero lo que más se ve en cada uno de nosotros es el signo Ascendente, dado por la conjugación de la fecha, el lugar y la hora de nacimiento, con lo cual, pasamos de algo muy general como la fecha a acotar mucho más las características de cada uno.

El signo Ascendente, es el signo que salía por el Este a la hora en que nacimos, y éste influirá en nuestra personalidad y en el enfoque, la mirada que tenemos sobre la vida y todos sus asuntos.

Pero, y aquí surge otra historia, encontrarás sitios uruguayos que publican la forma de sacar tu Ascendente en forma "automática".

Este sistema, no sólo es inexacto, sino que demuestra una falta total de conocimientos, o bien, una falta de respeto por la inteligencia de la gente.

No hay ningún sistema automático para el cálculo, sólo existen dos formas de cálculo, una manual y otra por programa de Astrología.

Si deseas saber tu signo Ascendente, puedes ingresar en una página muy popular que te dibujará tu carta natal y es www.astro.com que está en varios idiomas, incluyendo español y marca tu Ascendente con la sigla AC.





domingo, 13 de abril de 2008

Sobre Astrología y astrólogos

Me gustaría, antes que nada, explicarte qué puedes solicitarle a un Astrólogo en una consulta.

Lo primero que debes definir al momento de consultar a un Astrólogo es qué es lo que deseas saber.

En general, se te ofrecerán 2 tipos de estudios, que son los más populares, la carta natal o la carta anual, aunque hay muchos más.

La carta natal es para aquellos casos en los que deseas conocerte mejor, en todas las áreas, para poder cambiar realmente tu vida, siendo conciente de tus mejores recursos y minimizando aquello que más cuesta, para obtener mejores resultados, y no cometer los mismos errores una y otra vez.

La carta anual o Revolución Solar, es el estudio que abarca obviamente un año y es desde tu fecha de cumpleaños hasta la siguiente.

Este estudio es más adecuado cuando te preocupa algo en este momento de tu vida, o bien, si deseas saber cómo será tu año, o si sabes que se están gestando problemas en algún área de tu vida, saber como se desarrollarán los acontecimientos.

Que la astrología funciona, no tengas dudas, en tanto que el profesional que elijas, actúe con seriedad.

Por otro lado, creo que vale la aclaración, la Astrología no es una mancia, no adivina, estudia cada caso en base a datos científicos, simbología y estadísticas.

Tienes dudas, envía tu comentario al blog que con mucho gusto te responderé.